Servicio 24 horas
¿Qué estás buscando?

La necroidentificación de cadáveres ante una catástrofe

La necroidentificación de cadáveres ante una catástrofe

Los minutos se vuelven horas. Ante una catástrofe, muchos de los cuerpos fallecidos aparecen en estados irreconocibles, ya sea por el tiempo que ha transcurrido o por la intensidad de la catástrofe producida por los escombros.

 

Su identificación se vuelve compleja en los desastres en masa. Carrera Carbajo I. de la Brigada de Policía Científica en su estudio Identificación de cadáveres y aspectos forenses de los desastres afirma que "la búsqueda puede puede resultar complicada, problemática y llena de dificultades cuando si se actúa con falta de previsión, con precipitación en los momentos iniciales (cuando es fácil cometer errores que difícilmente se podrán enmendar), sin sujeción a ninguna metodología establecida, o cuando determinados trabajos se realizan por personas inexpertas, que ignoran la importancia capital que debe darse a un tema de tal trascendencia".

 

Según la tesis de  Aurelio Luna Maldonado y Manuela Laborda Reboiro IDENTIFICACIÓN DE VICTIMAS EN GRANDES CATÁSTROFES, La Dactiloscopia, junto a la Odontología Forense, (especialmente útil para resolver casos de cadáveres calcinados) y las modernas técnicas analíticas de identificación por ADN, permiten resolver la mayor parte de los casos.

 

 

 

 

Ante un cuerpo calcinado, es complejo y casi imposible recoger información. En caso de no ser identificados, hasta que ello se consiga, es conveniente evitar la putrefacción y conservar el cuerpo en cámaras frigoríficas con líquidos conservantes. 

 

La necroidentificación deben realizarla los especialistas oportunos y teniendo en cuenta siempre el estado del cadáver. Es decir, médicos forenses y miembros expertos de los cuerpos de seguridad pero también puede darse el caso de necesitar la colaboración de odontólogos, antropólogos, radiólogos, especialistas en análisis clínicos, etc. 

 

  • Autopsia médico-legal. Descripción externa del cadáver, es decir, características fisionómicas, ropas, objetos personales. 
  • Cuando un cuerpo no puede ser identificado visualmente ni posee ningún tipo de objeto que certifique su procedencia (DNI, Carnet de Conducir etc), es numerado y guardado en una nevera para su posterior y detallada identificación. Se llevará a cabo la apertura del cadáver en todas sus cavidades, estudiando minuciosamente todas ellas y sus órganos. Asimismo, se tomarán muestras de líquidos biológicos. 
  • Mientras tanto, el cuerpo está conservado hasta que lleguen familiares en busca de personas desaparecidas, que posteriormente, son interrrogadas para extraer la máxima de información del fallecido.
  • Si aún así, los datos no son suficientes, se toma una muestra de ADN a los familiares directos para poder ser comparada con el cuerpo fallecido.

 

 

Publicado
el 18-10-2017
compartelo...
Últimas noticias
Alrededor de 105 personas fallecen cada año ahogadas en las playas de Nueva Zelanda. Ante tal situación de alerta, el Gobierno del País ha decidido llevar a acabo una estrategia para acabar con esas cifras.ver más
Si vamos a morir, ¿cuál es el sentido de la vida? Hoy en Navas Funerarias os hablamos de la Tanatofobia o lo que es lo mismo, el miedo a la muerte/a morir. ver más
Los minutos se vuelven horas. Ante una catástrofe, muchos de los cuerpos fallecidos aparecen en estados irreconocibles, ya sea por el tiempo que ha transcurrido o por la intensidad de la catástrofe producida por los escombros.ver más
Desesperanza, angustia y soledad. Son diversas las emociones que afloran cuando nuestro amigo de cuatro patas se va para siempre. Perder una mascota es un proceso doloroso. Hoy en Funerarias Navas: el último adiós. ver más